recursos educativos educación musical

La música como recurso educativo en el desarrollo emocional del niño

Dentro de los recursos educativos encontramos los recursos musicales. Numerosos estudios avalan el hecho de que la música brinda experiencias sensoriales que permiten desarrollar en el niños aspectos cognitivos, sociales, lingüísticos, psicomotrices y emocionales. Para ello, los únicos requisitos son que la experiencia musical sea lúdica y que el estímulo musical se proporcione con constancia.  

Las emociones y la música comparten la misma región del cerebro (el cortex pre-frontal), por lo que la música es capaz de evocar todo tipo de sentimientos. Se ha observado que el escuchar música agradable genera la segregación de hormonas y neurotrasmisores como la dopamina, la oxitocina y la endorfina, que proporcionan una sensación de paz, alegría y optimismo.

Recursos educativos para una educación emocional en la escuela

La teoría de las Inteligencias Múltiples del Dr. Gardner establece que no existe una única expresión de la inteligencia humana, sino que el desarrollo humano se realiza en varios campos o áreas simultáneamente, al tiempo que el cultivo de unas ayuda al desarrollo de las otras, ya que entre ellas existe una serie de funciones comunes y compartidas.

La inteligencia musical es la habilidad para apreciar, discriminar, transformar y expresar las formas musicales, así como para ser sensible al ritmo, al tono y al timbre.

Según el Dr. Gardner es una de las inteligencias que aparecen más tempranamente, aunque para su desarrollo en plenitud requiere constancia y trabajo por parte del niño y un estímulo constante por parte del entorno familiar y escolar. El Dr. Gardner la describió tras observar como la expresión musical se presenta siempre en mayor o menor medida en todas las culturas del planeta, independientemente del tipo de modelo educativo que tengan implementado.

Los niños dotados con esta inteligencia musical, o aquellos que la cultivan, presentan las siguientes competencias en mayor o menor medida:

  • Sensibilidad a la hora de identificar el ritmo, el tono, la melodía y el timbre de una pieza musical: escuchan y responden con interés a una gran variedad de sonidos, incluyendo la voz humana, los sonidos del entorno, la música, y organizan tales sonidos en un modelo significativo.
  • Facilidad a la hora de cantar, o interpretar piezas musicales tanto solo como con otros; facilidad para componer así como para reproducir una pieza, o adaptarla teniendo como referencia otra pieza musical.
  • Facilidad para encontrar recursos con los que plasmar estados emocionales o ideas a través de la música.
  • Sensibilidad a la música a nivel cinestésico, llevando la batuta, tocando, creando o bailando.
  • Facilidad para ofrecer su propia interpretación de lo que una pieza musical está comunicando. Pueden también analizar y criticar selecciones musicales.

recurso educativo musica

Las emociones y la música: recursos educativos en la escuela.

Según la RAE, la música es el arte de combinar los sonidos de la voz humana o de los instrumentos, o de unos y otros a la vez, de suerte que produzcan deleite, conmoviendo la sensibilidad, ya sea alegre, ya tristemente.

El sonido y la música evocan emociones, modificando nuestra fisiología, segregando hormonas y alterando nuestro ritmo cardíaco. Estos estados emocionales representa un amplio espectro que va desde el miedo y el suspense  -tal y como podemos comprobar en las películas de terror-, la melancolía, la euforia, el empoderamiento, la sensualidad, el romanticismo o el patriotismo, hasta estados místicos de paz y plenitud.

También nuestro estado de ánimo se ve muchas veces afectado por el tipo de música que escuchamos. De forma inconsciente, determinados tipos de música provocan estrés y ansiedad en quien lo escucha, así como es bien conocido el efecto Mozart para calmar e inducir al sueño a los bebes.

La educación emocional y la música

En la actualidad la importancia de la educación emocional en los niños es ya indudable, y existen una gran variedad de líneas de investigación de cómo educar en valores así como potenciar tanto la inteligencia interpersonal como intrapersonal. Además, la educación emocional es considerada un recurso pedagógico indispensable para hacer frente en la escuela a conductas disruptivas (violencia, discriminación, etc.) y mejorar las competencias académicas del alumnado.

En este sentido, la capacidad de la música como recurso evocador de emociones permite al/la docente establecer dinámicas pedagógicas que promuevan el aprendizaje a través de la experiencia genuina de cada alumno.

La dinámica pedagógica varía en función de las edades, el grupo social al que va dirigido y el ámbito geográfico. Lo que resulta común a todos estos grupos es que la música favorece todas las acciones relacionadas con la adquisición de habilidades emocionales.

La música ayuda a entrar en dinámicas de grupo tanto por su faceta lúdica y expresiva, al tiempo que se apoya en ocasiones con la danza espontánea o guiada, que permite vehiculizar de forma mucho más potente los estados de estrés, irritación o enfado. En ocasiones también la improvisación con instrumentos de percusión permite a los alumnos entrar en un estado de atención mucho mas libre y sosegado.

Cada pieza musical tiene unas cualidades que evocan emociones que suelen ser corroboradas por la mayoría del grupo, lo cual permite que el docente guíe el trabajo en el aula hacia un objetivo determinado, y que enmarque el proceso emocional que, por su naturaleza subjetiva, tiende a tornarse difuso e inconcreto.

Otras experiencias musicales como los conciertos didácticos aportan al alumno vivencias ricas en emociones positivas como el gusto y el placer ante la experiencia estética sonora, el gozo y la alegría ante la diversión, lo lúdico y lo participativo, el respeto por el silencio,  la sensación de solemnidad por el trabajo de los artistas y la empatía por aquello que puede ser diferente culturalmente (interculturalidad).

Señalar, por último, la especial vivencia que se genera en aquellos conciertos didácticos donde el/la niño/a participan activamente con canto coral o con un instrumento musical, ya que la sensación de pertenencia al grupo, de gusto estético, de gozo, orgullo y autoestima son emociones evocadas de forma tan poderosa que quedan en la memoria del alumno/a como referentes positivos sobre los que construir una personalidad equilibrada y armónica.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *