premios gaes barcelona

Conciertos Didácticos para sordos: Premio Gaes

El pasado 8 de mayo de 2019 la Fundación GAES entregó el premio “Persigue tus sueños” a nuestro proyecto “Un concierto didáctico y familiar para sordos”. Es para Pablo Nahual un honor recibir este reconocimiento al proyecto musical en el que trabajamos desde hace ya 40 años y en el que la integración social ha sido nuestra motivación.

Nos sentimos muy afortunados de tener entre el público a niños y niñas con algún tipo de discapacidad como el autismo, síndrome de Down, síndrome de Asperger, ceguera, sordera, TDA o parálisis cerebral, entre otras.

Y es que, desde nuestro punto de vista, la educación musical y artística aportan un gran valor a la integración social de estos pequeños.

premio gaes proyecto niños sordos

Los conciertos didácticos y su nota pedagógica

Como siempre hemos afirmado, la música es para el ser humano una extraordinaria herramienta de comunicación. La música es el lenguaje universal para expresar aquello que está en el corazón de cada uno de nosotros. Nos permite relacionarnos más allá de la comprensión intelectual, más allá de nuestras diferencias y más allá de todas nuestras limitaciones. Porque hay un lugar en todos nosotros donde, cuando una nota musical suena, el alma vibra con ella.

Nuestro concierto didáctico , así como su adaptación para los más pequeños “Los Primeros Instrumentos,” contienen “El Origen de los Instrumentos” una serie de elementos pedagógicos clave que los convierten en un proyecto musical óptimo para la integración de niños y niñas con algún tipo de discapacidad.

Elementos integradores y diferenciadores de los conciertos didácticos de Pablo Nahual

El relato musical

Pablo Nahual, nuestro actor y músico principal, interpreta a un juglar que narra como “hace mucho, mucho tiempo…” el ser primitivo fue creando los primeros instrumentos de aquello que encontraba en la naturaleza. Se trata de un relato dinámico y divertido donde se intercalan pequeñas melodías con imágenes sonoras, anécdotas, chistes, sucedidos, luces y sorpresas.

Esta fórmula permite, especialmente en el concierto para sordos, que la intérprete de Lengua de Signos pueda ayudar. Sobretodo en la comprensión de aquello que se está proponiendo como historia y contexto del concierto.

conciertos didácticos lengua de signos

 

Los instrumentos

Los niños sordos tienen, además de la capacidad de percibir la vibración, la comprensión sonora de lo que está ocurriendo a través del ritmo y la intensidad. Estos niños no dejan de ser niños y también necesitan estímulos que les despierten el interés y la curiosidad. Por ello, un concierto dinámico donde ellos están continuamente descubriendo nuevos y extraños instrumentos hechos de hueso, de caña o de barro, son un motivo importante de atención y de diversión.

La participación común

Nuestros conciertos didácticos son, ante todo, un encuentro de corazón. Nuestro propósito es recrear un momento comunitario, como aquel que se lleva repitiendo desde el principio de la humanidad en cualquier poblado de cualquier lugar del planeta. Alrededor del fuego todos participaban con danzas, cantos y palmas. Así también, nosotros invitamos a los niños a que continuamente participen. Esto ayuda a que los niños sordos a participen, del mismo modo, al ver a sus compañeros hacer palmas y bailar. Poco a poco la vergüenza se va perdiendo y se convierte en un baile común en el que todos son un solo corazón y un solo sentir. Ya no hay distinción de condición, sino manos alzadas, saltos de alegría y carcajadas.

El compañerismo

No es lo mismo hacer un concierto en exclusiva para niños discapacitados que hacer un concierto donde todos los niños, con o sin discapacidad, participan y son parte de un mismo sentir. Por eso, para nosotros es fundamental la presencia del compañero/a de clase con el que comparte patio, asignaturas, viajes y también conciertos. Y que los niños, en este caso sordos, participen como uno más.

Integración social, nuestra premisa

Merece la pena mencionar brevemente el caso de los niños ciegos en nuestros conciertos didácticos. Únicamente a ellos les permitimos subir al escenario cuando termina el espectáculo para que puedan tocar los instrumentos que Pablo Nahual les va ofreciendo. Nuestros instrumentos, como muchos ya sabéis, podrían considerarse piezas de museo. Sin embargo, para conseguir la integración y la vivencia completa de estos niños, es necesario completarla con el tacto y el olfato. Se convierte así, en una experiencia memorable para todos.

Para terminar, nos gustaría agradecer a todas las personas que, con su voto, nos han apoyado a participar en el concurso. Trasmitiros a todos que este premio es un fuerte empuje para Pablo Nahual, una ayuda en el camino que abre otras puertas y, sobre todo, que visibiliza nuestro trabajo.

Gracias de corazón.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *