Niños-Bailando-Palau-Musica-Valencia

MUSICA Y MOVIMIENTO

La música y el movimiento han estado unidos desde tiempos inmemoriales. Las melodías ancestrales han acompañado a las danzas rituales y festivas de las comunidades de todo el planeta.

La costumbre es escuchar música de forma pasiva es una tradición reciente del mundo occidental. En otras culturas, aún a día de hoy, no se entiende la música sin el movimiento.

Pero ¿porqué ambas expresiones artística están tan íntimamente relacionadas?
Sabemos que la música incita al movimiento, pero …

¿Puede el movimiento incidir en la percepción musical de la persona?

Es decir ¿si nos movemos, escuchamos la música de una forma diferente?
La percepción del mundo que nos rodea es a través de nuestros cinco sentidos. Pero no todos tenemos los 5 sentidos igual de desarrollados. Habitualmente unos predominan sobre otros. ¿Cómo nos influye esto?

La Programación Neurolingüística (PNL) nos dice que el mundo, tal y como lo vemos no existe. Somos nosotros quienes lo interpretamos según nuestra personalidad, que se crea por un temperamento propio. Es decir, que en cada persona predominan unos sentidos sobre otros.
La PNL clasifica a las personas en tres grandes grupos, en función del predominio de uno u otro sentido: los visuales (predominio del sentido de la vista), los auditivos (predominio del oído) y los kinestésicos (predominio de la propiorecepción o sentido de la conciencia corporal).

Dependiendo de qué sentido tenemos más desarrollado de forma natural, nos relacionaremos con el entorno y con los demás de una forma u otra.

Esto determina, por ejemplo, el modo en que adquirimos conocimiento y nuevos aprendizajes. También nuestros intereses, nuestros gustos y nuestras decisiones están muy condicionados por la forma en cómo percibimos la realidad.

Todos tenemos una mezcla única de estas tres percepciones, y las usamos en diferentes situaciones según la necesidad del momento, pero siempre tendremos una predominancia u otra. Esta mezcla habla de la interrelación entre unos sentidos y otros, lo que definiríamos como experiencia multisensorial.

La percepción de la realidad es una experiencia multisensorial, ya que todos los sentidos aportan al cerebro su información, y es el cerebro el que integra y sintetiza toda esa información para dar una interpretación sobre una situación concreta.

Es decir: que la experiencia de la música no será, a priori, la misma si la escuchamos de forma pasiva que en movimiento.

El movimiento influye en la percepción musical

Estudios recientes demuestran que nuestro movimiento modula la percepción del ritmo, resaltando el carácter multisensorial de nuestra experiencia musical.
Phillips-Silver y Trainor (2005, 2007) han demostrado que el modo de movernos puede determinar nuestra percepción de un patrón auditivo rítmico. De esta forma, la música es una experiencia multisensorial, ya que no sólo implica el sentido del oído, sino también el de nuestro propio movimiento (propiocepción) y el del equilibrio (sistema vestibular).

Los resultados de estos estudios indican que la percepción del ritmo musical está fuertemente vinculada al movimiento, percibido mediante los sistemas vestibular y propioceptivo.

En definitiva, el trabajo de estas investigadoras canadienses revela el carácter multisensorial de nuestra experiencia musical.

¿Qué quiere decir esto?
Que escuchar música en movimiento amplifica la experiencia musical, y permite acceder a elementos de la música como el patrón rítmico (el ritmo) de forma amplificada, lo cual nos proporciona una experiencia de la realidad más rica, intensa y amplificada.

Musica y movimiento ancestral

Lo que no se puede demostrar todavía de forma científica es qué es aquello que los antiguos sentían y experimentaban durante las danzas rituales y tribales. Demostrable o no, este vínculo entre la música y el movimiento ha ocupado el espacio central en el fomento de la conciencia comunitaria de las tribus y sociedades antiguas, y es una experiencia iniciática en muchas comunidades aún a día de hoy.

Si quieres experimentar por un momento esa sensación y escuchar esa música chamánica y tribal, reproduce el siguiente video, ponte de pie, respira profundamente tres veces, cierra los ojos y déjate llevar:

El movimiento implica a una gran cantidad de elementos de nuestro cuerpo: músculos, tendones y ligamentos, huesos, piel, respiración, aparato circulatorio, oído y vista entre otros, al tiempo que se segrega hormonas y neuropéptidos que modifican nuestro estado basal.

Tal cantidad de factores provoqua una experiencia amplificada sobre la escucha pasiva y sedentaria de una melodía musical.

“Lo único cierto es el cambio”

Es por ello que promover la escucha activa de la música en movimiento tanto en espacios como las aulas de los colegios, las celebraciones familiares y religiosas, los conciertos de estilos musicales como la clásica, jazz, coral, sacra, etc. es una propuesta que, desde nuestro punto de vista, puede amplificar y enriquecer extraordinariamente la experiencia musical, abriendo la posibilidad a que se expresen otros ámbitos de la conciencia del ser.

En nuestra sección de conciertos didácticos encontrarás recursos educativos como guias didácticas que proponen actividades y música para promover esta experiencia en niños.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *